Tags

, ,

El #DineroElectrónico no es ni la gran innovación, ni la quinta paila del infierno. Antes de seguir con el debate, marquemos algunas pautas. El sistema propuesto por el gobierno no es más que cambiar la tarjeta de débito que tienes (o que no tienes), por tu celular (porque eso de ley tienes). Ahora sí, la GRAN diferencia es que en lugar de depositar el dinero en tu banco favorito, el Gobierno te limita a una sola agencia: el Banco Central del Ecuador, sí, ese mismo Banco que era gerenciado por Pedro Delgado, el primo del Presidente, el que aún no regresa del matrimonio del hijo, no sé si te acuerdas. Tú depositas tu dinero en efectivo ahí y lo manejas a control remoto en transacciones que hagas con otras personas que también tengan cuenta en el BCE.

Sistemas muy similares existen en el mundo, pero son administrados por Bancos Privados ¿La banca corrupta causante del Feriado a la que el Gobierno nos pide temer? ¡Esa misma, campeón! con la diferencia de que en países menos controvertidos, los Bancos aún son sinónimo del solvencia y seriedad, pero no es que en Ecuador no lo sean, sino que tenemos a un Gobierno que se la vive repitiendo que los Banqueros son poco más y los que han traído el Zika y por ahí dicen ya que están asociados con la CIA (ojalá y trajeran a SIA, ya que estamos en esas).

La banca mundial hoy en día se basa en la confianza. Si lo piensan, uno deposita en el banco que confía (lo haya meditado bien o no). Y esto no se debe solo a que sintamos que nuestro dinero está mejor guardado en el banco que en el colchón, sino porque en algunos casos nos pagan el salario por ese medio, y además nos dan otros beneficios por ahorrar y tener un record que facilite un futuro préstamo.

Pero ¿y si un día empezamos a ver un comportamiento errático y estrafalario en nuestro banco? ¿Si de pronto nos llegan noticias de sus inversiones infladas, de sus errores de buena fe? ¿Y si el que está a la cabeza de esa empresa tan novelera nos causa desconfianza en su administración de NUESTROS fondos? ¿Se los vamos a confiar?

Ahora, ojo, hay bancos que se comportan así, por eso se han creado tantas formas de monitorearlos y crear sistemas de seguridad que no permitan que nos embauquen de manera tan cínica. ¿Pero y el Banco Central del Ecuador? ¿Cómo hablamos ahí?

Bueno, antes de que se alarmen, les comento que el Banco Central está abierto a veedurías y control social, de modo que los ciudadanos pueden ejercer una fiscalización adecuada sobre esta entidad (y hay quienes lo hacen, no todos los héroes llevan capa). Sin embargo, oh sorpresa, en la flamante “Ley Orgánica de Solidaridad y de Corresponsabilidad Ciudadana para la Reconstrucción y Reactivación de las Zonas Afectadas por el Terremoto de 16 de Abril de 2016” o “LOSCCRRZAT16A” (luego lo intentan pronunciar), en su transitoria tercera establece de forma poco clara que:

Por el plazo máximo de doce meses, contados a partir del siguiente mes de la publicación de la presente ley (Junio) el Banco Central del Ecuador podrá proveer a título gratuito o subsidiar a las entidades del sistema financiero nacional la implementación de sistemas de banca móvil vía USSD (Servicio Suplementario de Datos no Estructurados) o cualquier otro mecanismo de interconexión con la plataforma de dinero electrónico del Banco Central del Ecuador, conforme los límites y condiciones que se establezcan mediante regulación de la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera.

Y hasta ahí todos respirábamos con alivio y decíamos “bueno, van a tener límites y condiciones”… pero  luego leímos todos más abajo, el documento continúa:

Para este fin, durante el plazo determinado en esta transitoria (12 meses), el Banco Central del Ecuador no estará sujeto a los límites y restricciones establecidos en el Código Orgánico Monetario y Financiero.

Ahora sí, cáiganse para atrás. Porque sí, por un año el BCE queda libre de las ataduras que los sujetan y puede hacer, virtualmente, lo que desee con la única divisa que maneja: #DineroElectrónico

Y claro que Asambleístas de Alianza País han dicho que no, que esa transitoria no significa que van a hacer lo que les dé la gana (aunque pueden) y que eso se puso para que el BCE sirva mejor y más fácilmente a los fines solidarios de la ley. Pero entonces ¿qué hacemos? ¿Les creemos? Toca.

Por otro lado, cuando de sus bolsillos se trata la cosa cambia un poco. La propuesta de un Asambleísta de AP para que se les pague el salario a los altos mandatarios del gobierno 100% en Dinero Electrónico fue recibida con escepticismo por varios de sus compañeros de bancada, y de los de la oposición, obvio. Incluso cuatro de los siete vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social votaron en contra de la medida cuando se les consultó sobre recibir su salario en dinero electrónico, votaron en contra y hasta ahí llega el tema.

Como dije más arriba, la banca se basa en la confianza, y con estas acciones sospechosas, el gobierno no está sumando confianza en los ciudadanos. ¡Vamos! ¡No está sumando confianza ni en sus legisladores! El futuro del Dinero Electrónico no lo sé. Hay voces que se niegan a usarlo, y medidas que incentivan a hacerlo. Parece que ya quedará en cada quién elegir, curiosamente como pasa todos los días con los productos de un libre mercado, donde sí se respeta la voluntad popular.

Curioso.

Advertisements